El profesor

Mi nombre es Fausto y he tenido el privilegio de enseñar yoga en distintos lugares, compartiendo el legado de esta tradición milenaria, una disciplina altamente beneficiosa para el ser humano en un sentido integral/holístico (en sus dimensiones corporal, emocional, mental y espiritual).

Tuve el gusto de poder estudiar yoga con distintos maestros de diferentes tradiciones. Las escuelas de las que más he aprendido son las de Iyengar Yoga, Ashtanga Vinyasa Yoga y Yantra Yoga (tibetano).